Relojeria - Relojes Diccionario - Catálogo Palabras C Cronómetro
foto Cronómetro

Cronómetro

El Cronómetro Etimológicamente designa cualquier instrumento destinado a la medición del tiempo, pero el uso ha consagrado la acepción de aparato horario de alta precisión. Se dirá de un excelente reloj que es un verdadero cronómetro.

La Federación suiza de las asociaciones de fabricantes de relojes ha dado de un cronómetro la definición siguiente: reloj que ha obtenido un boletín oficial de marcha.

En Suiza estos boletines sólo son concedidos por los observatorios de Ginebra y de Neuchâtel, y por las oficinas suizas de control de la marcha de los relojes.

 

Este Artículo es complementado con la Información de Relojes Cronómetros

 

La palabra cronómetro parece haber nacido para designar a los primeros aparatos ideados para medir el tiempo en música. Grahan, en Inglaterra, llamó de este modo, al pequeño péndulo que inventó con este fin, mientras que en Francia el relojero Breguet construyó, a finales del siglo XVIII, un instrumento de este tipo al que puso el nombre Cronómetro musical.

El cronómetro está ligado a un concepto astronómico y a su difícil resolución : la longitud.
Los navegantes del siglo Xvi resolvían el problema de la latitud con bastante aproximación con el cuadrante y la ballesta, pero les atormentaba la idea de hallar la longitud, llegando a decir algunos que "era el límite puesto por Dios a la inteligencia humana". Con los cronómetros se inició el camino a encontrar un sistema capaz de conservar, en el mar, la igualdad de un péndulo.

A medida que el tráfico entre el Viejo y el Nuevo Mundo crecía, la navegación precisaba de un reloj preciso como para que un buque al cruzar el océano pudiera conservar la hora de tierra y con ella determinar astrológicamente su longitud.
Los adelantos de la navegación y el aumento de tonelaje de los barcos hicieron esta necesidad más imperiosa.
En las principales navegaciones marítimas se ofrecieron importantes premios para fomentar la búsqueda de tan ansiada solución, que llegó a conseguirse en el siglo XVIII, con los cronómetros de Harrison, Le Roy, Berthoud y Arnold.

La solución real llegó con John Harrison, en 1736, este cronómetro número 1, tenía pivotes de madera dura y dos balancines ligados a otros helicoides y, las piezas de la maquinaria eran delicadas y voluminosas. Harrison llegó a fabricar cuatro cronómetros y sólo el último, provado en 1761, demostró ser absolutamente satisfactorio, lo que lo hizo recibir el Premio de la Longitud. Estos cuatro ejemplares se conservan como reliquias históricas en el National Maritime Museum de Greenwich y en el Science Museum de South Kensington. Cuando Harrison murió, en 1776, en el mundo ya existían sólo cinco cronómetros. Cuarenta años más tarde, ya había 5.000.
En 1815, cuando Darwin hizo su memorable viaje en el Beagle, llevaba a bordo 22 cronómetros.

En Francia, Pierre Le Roy llevó a la práctica uno que concluyó en 1763. Para comprobar la regularidad de su marcha, lo había instalado en un carruaje y lo paseó por las calles de París, al apreciar su buen resultado, solicitó probarlo en el mar. Por su parte, Ferdinand Berthoud, rival directo de Le Roy, llegó a construir hasta setenta y tres cronómetros.

El Museo Naval de Madrid es depositario de uno de estos cronómetros de Ferdinand Berthoud.
La Marina española fue de las primeras que adquirieron las excelentes máquinas que salían de los talleres de tan ilustre artista y muestra de ello en el catálogo del Museo Naval figura su Cronómetro de marina número 39, fabricado en 1787. Su singularidad estriba en la rareza de su forma si se lo compara con la de los modernos. Su máquina está contenida en un largo cilindro de 12 cm de diámetro y 34 de altura, y el conjunto aparece prendido por una fuerte horquilla que lo sostiene en suspensión Cardán, a la que un sólido disco le sirve de basamento. Cuatro perforaciones en el último permiten aplicar los tornillos para fijarlo a la caja de madera en que se conserva el cronómetro. El fondo del tubo está ocupado por una masa de plomo que tiende a mantenerlo en posición vertical.
El cronómetro consta de tres compartimentos : el superior contiene todo el rodaje y la muestra con las tres agujas para señalar las horas, los minutos y los segundos, en sendas esferas. La segunda caja encierra un regulador o balancín y la palanca y el mecanismo de compensación. En la tercera caja se sitúa el peso motor, que desciende entre tres columnas o pilares. El escape es de áncora y ésta la constituyen dos paletas de rubíes talladas en cilindro.

Jhon Arnold, maestro de la relojería inglesa tradicional, se estableció como relojero en Londres en 1760. Con tan sólo 20 años de edad, nació una reputación que ha perdurado a lo largo de los siglos al diseñar un reloj miniatura repetidor de minutos. Entregó al Consejo de la Longitud tres K1 para los viajes de Cook entre 1772-75. Habiendo comenzado su investigación en cronómetros marinos en 1768, ocho años después propone las curvas terminales para el escape de espiral détente incluida en la patente del escape bimetálico compensado de tal modo que todos sus primeros cronómetros incorporan un escape pivotado détente. Este escape, hacia 1872, fue admitido en su totalidad, hacia 1872, fue admitido en el aún vigente Clockmakers'Company, gremio de maestros relojeros, al año siguiente.
La dinastía Arnold Et Son recibió el Premio de la Longitud, era la culminación de los grandes maestros relojeros ingleses cuyos precursores habían sido Thomas Tompion y George Graham.

Los cronómetros de la Casa Arnold adquirieron credibilidad en el mundo científico y España adquirió varias de estas máquinas para utilizarlas en sus observaciones.
En el Museo Naval figuran algunos de ellos, como el Cronómetro marino firmado por John Arnold and Son, del año 1788, con el número 5 de fabricación. Construido en acero sobre un estuche de caoba, tiene un diámetro de esfera de 11,5 cm. Adquirido por la marina española en el 27 de setiembre de 1788, fue utilizado por el General Churruca en el reconocimiento del estrecho de Magallanes.
Prestó también servicio en los trabajos hidrográficos hechos en el Seno Mejicano. Ingresó en el Museo el 2 de agosto de 1853, procedente del Observatorio de Marina.

El cronómetro marino firmado igualmente por John Arnold and Son con el númro 89 de fabricación. Este cronógrafo , de forma octogonal, es de finales del siglo XVIII y que se adquirió en Londres en 1792, fue utilizado en primer lugar en el levantamiento del Atlas americano.
Cabe destacar otra adquisición del Museo, el Reloj de longitudes para faltriquera, marca Arnold. Con el número 71 de fabricación, y pertenece al siglo XVIII, es uno de los embarcados en la corbeta Atrevida y utilizados por Malaspina en su expedición en cuya travesía, gozó de una marcha regular toda la travesía.
También fue usado por D. José Espinosa y Tello en 1792. Más tarde se usó en el levantamiento de la carta geológica de Galicia. Viajó luego en la fragata Soledad. Pasó al observatorio Astronómico de la Marina de San Fernando en el año 1816. Fabricado en plata, acero y con un estuche de caoba, tiene un diámetro de esfera de 5,5 cm.

El cronómetro de Longitudes acompañante firmado por Arnold de finales del siglo XVIII. Fabricado en madera, plata, acero y hierro, con un diámetro de 5,5 cm, lleva la inscripción Arnold nº 351. Alojado en un estuche de madera, está formado por una caja de estilo consular, sin contrastes, con esfera convexa, casi plana, en esmalte blanco en el que van pintados cuatro círculos concéntricos entre los interiores, es negro, van las cifras horarias en número romanos, mientras que otro, formado por puntos pequeños y número árabes de cinco en cinco, señala los minutos. Las agujas son de acero pavonado y conserva la llave para darle cuerda.
Este reloj fue adquirido en Londres por mediación del observatorio de la Marina de San Fernando, para la expedición de Malaspina. En 1814, fue remitido a don José Connock de la carta geográfica de Galicia y pasó luego a la fragata Soledad, volviendo al observatorio en 1816.

Existe otro cronómetro de longitudes, acompañante, para faltriquera, firmado por Arnold con el número 375 de fabricación y construido en plata, acero y hierro con estuche de madera y un diámetro de esfera de 5,5 cm.

En el catálogo del Museo Naval figura el cronómetro marino Dent con el número de fabricación 58190 y realizado en madera, cristal, latón y acero. Lleva inserta la inscripción Dent Maker to the King/61 Strand et 4 Royal Exchange/London nº 58190.
Este cronómetro marino aparece en el Inventario General de los instrumentos astronómicos, meteorológicos y geodésicos existentes en el Real Observatorio de la Marina de San Fernando en 1920.

Aunque la cuna de la alta relojería suiza está ubicada en la montañosa región del Jura, a varios cientos de kilíometros del mar y mil metros de altitud, fue en el medio marítimo donde Ulysse Nardin y sus descendientes ganaron su mayor recocimiento. La reputación del joven relojero y su excelente técnica se difundieron por toda la región y traspasaron todas las fronteras.
Desde 1876, la firma enviaba regularmente sus cronómetros de marina a los observatorios de Neuchàtel y de Ginerbra, en donde eran sometidos a rigurosas pruebas. Nueve series de 7 días cada una a temperatura de 36, 28, 20, 12 y 4 grados centígrados y después nuevamente a 12, 20, 28 y 36 grados. Este procedimiento tenía como objeto garantizar la precisión ejemplar de los cronómetros, aún en condiciones extremas.

Las cualidades de Ulyses Nardín en el desarrollo de estos cronómetros fueron galardonadas con las más grandes distinciones internacionales. La manufactura ganó más de 4300 premios lugares y 18 medallas de oro en las exposiciones internacionales y sus cronómetros fueron utilizados por las marinas de 50 países.
Hoy día, los satélites han reemplazado al cronómetro de marina o al sextante como instrumento de navegación. Aunque los cronómetros de Ulysse Nardin son muy buscados por los coleccionistas. 


Ampliar contenido Cronómetro



Foto 141.jpg

Reloj Christian Gar 4704-M Miyota

Reloj Christian Gar 4704-M Miyota ...
Ventas : Sin Promocion
Moneda de entrega : EUR
CATEGORIA : Christian Gar ...

Relojes Cronómetro: Precios Relojes diccionario, Relojeria Cronómetro

Reloj A
Reloj B
Reloj C
Reloj D
Reloj E
Reloj F
Reloj G
Reloj H
Reloj I
Reloj J
Reloj K
Reloj L
Reloj M
Reloj N
Reloj O
Reloj P
Reloj Q
Reloj R
Reloj S
Reloj T
Reloj U
Reloj V
Reloj W
Reloj X
Reloj Y
Reloj Z
Reloj Guess  95219l-2 Señora Acero Chapado
Reloj Guess 95219l-2 Señora Acero Chapado

cristales a medida

Relojes Militares Relojeria Militar Alemana

Precios Relojes Relojes Militares Relojeria Militar Alemana

Relojes Especiales, Precios, Fotos y Modelos De Todas las Marcas de Relojes, Venta De Relojes a buen precio

Los Relojes Militares como tales tienen su inicio En El Año 1880 cuando la Marina Imperial Alemana compra a la célebre firma Girard Perregaux y también a otras manufacturas relojeras Suizas, relojes de oro con caja redonda en los que el brazalete estaba formado por una peque&...
Reloj Relojes Militares Relojeria Militar Alemana »

Venta Relojes Nuevos, Venta Relojes Usados, Comprar Relojes De Marca y Comparar Precio Marcas De Relojes

© 2014 Relojeria - Precio Relojes: Cronómetro