Quizás poco conocido por el público, el apellido Japy fue dentro de la historia relojera francesa, muy importante, e incluso suiza, debido a la implicación que tuvieron las actividades de la firma sobre la industria helvética.

 

Frédéric Japy es el segundo de una familia de 12 hermanos. Nace el 22 de mayo de 1749 en un pequeño pueblo llamado Beaucourt, en el departamento francés Doubs, muy cerca de la frontera con Suiza.

 

Dese muy pequeño Frédéric se inicia en el trabajo mecánico sobre el metal ya que su padre tenía un taller de herrería y cerrajería. Poco después comienza sus estudios de relojero, la duración de la formación en esa época era de tres años.

Pero, Frédéric sólo invirtió 22 meses porque fue contratado por el grabador de renombre Jean-Jacques Jeanneret-Gris. Gran apasionado por la mecánica, Jeanneret-Gris buscaba la puesta a punto de los procedimientos mecánicos que le permitieran la fabricación de "ebauche" (se define como ebauche el movimiento de reloj, con o sin piedras, que carece de sistema de regulación y barrilete).

Esta fue la gran oportunidad de Frédéric y la que marcaría profundamente su carrera profesional.

En 1771 vuelve a su ciudad natal para fundar su primer taller de relojería, así nace la firma Japy.

 

A los 27 años de edad, compra todas las máquinas e invenciones de su antiguo maestro Jeanneret-Gris, quién no pudo superar las dificultades surgidas con los obreros para la utilización de herramientas.

La nueva adquisición de Japy precisa de mucho espacio para su instalación, y gracias a su suegro, quien le cede un edificio en la misma localidad, y crea su propio taller de fabricación de movimientos, con lo que la marca Japy se convierte en ese momento en la primera manufactura de movimientos.

 

Hasta el momento la fabricación de movimientos se realizaban completamente a mano, ahora se introducen concepciones que permiten la fabricación mecánica de los mismos.

Esta producción en serie permite abaratar costes de desarrollo pero pone en peligro las conservadoras estructuras del artesano manual. Japy pone a punto cada una de las máquinas hasta que la cadena de producción empieza a funcionar, aunque precisando de la intervención manual para el retoque final de las piezas.

 

Frédéric Japy pasó toda su vida perfeccionando las máquinas para mejorar la realización de sus relojes. Los obstáculos generados por los artesanos relojeros de toda la región que veían como los obreros menos cualificados, mujeres y ancianos eran empleados en estas nuevas fábricas.

Japy sortea con elegancia estas dificultades con los diferentes regímenes políticos y de 50 empleados en el año 1780 pasa a 500 en 1803. Téngase en cuenta que para cada uno de ellos había que proporcionar alojamiento.

En 1860 el imperio Japy empleaba a más de 5.000 personas. Cuando el coste normal de un mecanismo realizado a mano no bajaba de los 7,50 francos en 1793 salen talleres de Japy por 2,50 francos.

 

En 1795 la producción Japy llega a las 40.000 piezas. Este monopolio preocupa tanto a la industria relojera suiza que en 1796 deciden crear una fábrica en Fontainemelon con un claro objetivo : ofrecer una alternativa a la fabricación de los "ebauches" de Japy en su propio país.

En 1799 Japy solicitó patentes para diez de sus ingenios mecánicos por un período de cinco años. Consciente de la importancia de la continuidad de la actividad industrial generada Japy forma e instruye a sus hijos : Frédéric-Guillaume (1774-1854), Louis-Fédéric (1777-1852) y Jean-Pierre (1785-1863).

En 1806 Frédéric Japy decide jubilarse y ceder el control de sus fábricas a sus hijos. La industria se diversifica produciendo primero tornillos de madera y más tarde pernos, ganchos, cáncamos, clavos y todo tipo de piezas metálicas.

Esta gran diversificación permite a la firma no depender de los importantes cambios que sufría la industria relojera, pero sin abandonar la fabricación relojera que incluso les poner a punto relojes con repetición a parir de 1817.

 

Frédéric Japy fallece en 1812. Uno de sus nietos, Ingénu Japy, será enviado a los talleres del maestro Breguet para su formación técnica en 1822.

Hasta la mitad del siglo XX la diversificación de la actividad industrial de la firma continúa, fabricando desde máquinas de escribir hasta motores.

 

La relación entre la familia Japy y Peugeot fue tan estrecha que dos miembros de la familia se casaron con hijas de Peugeot, y por supuesto también la relación comercial fue muy estrecha pero sin llegar a asociarse para la fabricación de automóviles en el siglo XX.

Jean-Pierre Peugeot (1770-1822) y su hermano Jean-Fédéric (1770-1822) deciden crear junto con un yerno de Fédéric Japy la sociedad "Peugeot Frères et Jaques Maillard-Salins" transformando el molino de grano en una fundición de acero.

 

El imperio industrial llega a componerse de 13 fábricas que emplean un total de 6.000 empleados. En la actualidad casi todas las fábricas han sido abandonadas. Una de ellas ha sido rehabilitada para albergar el Museo Japy.

 

La actual colección de Japy se inicia con la más reciente e innovadora creación de la firma, TO8. Se llama TO8 Side Command Chronograph y presentó un revolucionario cronógrafo con doble caja. Probado por el piloto de automóviles Jean Philippe Belloc.

 

Uno de los interesantes aspectos a destacar de este reloj, es el sistema de doble caja que permite cambiar de modulo (caja con movimiento y esfera) y la colección a la izquierda de los pulsadores con su disposición en línea.

Los módulos disponibles son : inmersión, despertador, modulo simple en versión cuarzo o automático y doble huso horario.

Además sorprende la colección de la corona a las 4.30 horas, protegida en el mismo bloque de la caja.

Este sistema patentado dispone de una rueda de bloqueo con indicación visual. El movimiento combina un calibre ETA con un modulo específico de Dubois-Depraz.

 

El volante es de tipo Glucydur, la autonomía de 38 horas y todo el movimiento es estanco hasta los 100 metros.

 

Dónde Puedo LLevar a Reparar Mi Reloj?

Si Tiene Que Arreglar Su Reloj, En periodo De Garantía, o fuera de Garantía, puede llevar su Reloj al Concesionario Oficial De La Marca

Servicio Tecnico Relojes Servicio Tecnico Relojes

 

Somos un Equipo De Relojeros Que Prestamos Servicios de Reparación y Restauración De Relojes De Todas Las Marcas, Garantía de 6 meses en todas las reparaciones

 

Reparación De Relojes Mecanicos y Cuarzo, Restauración De Relojes Antiguos