Extático-Hora española surge como una aventura empresarial y como un proyecto filosófico. Como proyecto filosófico se conforma a partir de numerosas conversaciones sobre la manera de ser de los españoles, nuestro modo de ver el tiempo, nuestro estar-bien. Así se plantea la teoría de que el modo peculiar que tiene el español de vivir el tiempo es un concepto geofilosófico que se constituye en el siglo XVI en la península ibérica a partir del sector terciario, que es el sector servicios. Se sabe que las carreteras en la España de Carlos V y Felipe II eran pocas y en muy mal estado. A esto acompañaba una orografía singular de difícil acceso por del relieve montañoso de la península. Por otra parte, el auge del comercio interior debido a la afluencia de la riqueza de la España colonial, aumentó el movimiento del funcionariado así como de los comercios, comerciantes y hospedajes, que necesitaban del sector servicio, con un sector agrario de solo un tercio de la población. La duración de los viajes se prolongaba holgadamente y la permanencia en las numerosas ventas y hospederías propició una manera serena de afrontar los asuntos particulares y públicos. Por otra parte, esto supuso que las relaciones personales se convirtieran en algo más profundas, en una formación social de amigos. De aquí surge el concepto de hora española como una manera de ver el tiempo tranquilo, relajado y propio dentro de una comunidad donde la filia era el fundamento de la relación. Por eso dentro de nuestra idiosincrasia es común la agrupación de amigos llamadas “peñas”.

Por otra parte EXTático significa lo que sale fuera de la eternidad y esto significa tiempo. Entonces EXTático junto con la hora española es la peculiar manera en que se percibe el tiempo en toda la península ibérica. Y lo curioso del concepto es que cualquier persona que habite en alguna parte de España, al margen de idiomas y nacionalidades, comprende este sentido del tiempo. Por este motivo, por nuestro modo de ver la vida sin fronteras internas estamos más unidos de lo que creemos.